jueves, 7 de septiembre de 2017

La fuerza de la belleza




La creación tiene una componente estética. Esto es claro en el mundo del arte (aunque no todo el arte tenga que ser estético). Pero esta componente no está solo en la cualidad de la obra terminada, sino también en el  proceso. Sthendhal (Del Amor) asociaba la belleza a una promesa de felicidad (promesse du bonheur) y Platón entiende la felicidad como la generación fértil de lo bueno como nos cuenta Cristoph  Menke  en su libro La Fuerza del Arte. De lo cual se puede derivar una comprensión de la belleza como motivadora de acciones generatrices.

La estética como energía y la belleza como entusiasmo creador. Einstein no estaba lejos de este enfoque cuando aborda la teoría de la relatividad. Su visión estética era importante a la hora de tomar decisiones, de evaluar alternativas (A. I. Miller, Einstein y Picasso). 

Sin fuerza pues, “un estado inconsciente, lúdico, entusiasta”, no puede haber obra de arte  (Menke, 2017). A lo que habría que añadir que tampoco puede haber genuina creación. La belleza alimenta esa energía necesaria.

miércoles, 25 de enero de 2017

Representar ayuda a comprender (y viceversa)


Entender un problema (o una oportunidad) supone la construcción de un modelo mental de la situación. Representar el problema es traducir el  modelo mental en un modelo explícito, esto es comunicable, manipulable, que nos va a ayudar a profundizar en él, a generar ideas y a encontrar nuevas soluciones posibles. Un mapa es un ejemplo de representación.

Un mapa –dijo- es una síntesis de la realidad, un espejo sinóptico que nos guía en la confusión de la vida (Los Diarios de Emilio Renzi, Años de Formación, Ricardo Piglia)

¿Otro ejemplo de representación? El esquema de un circuito eléctrico o electrónico. El esquema, lo mismo que el mapa, nos ayuda a movernos mejor por la realidad, a hacer razonamientos, análisis, predicciones, nuevos diseños.

A su vez, en un movimiento especular, la representación influye en mejorar la comprensión del problema

La representación sinóptica produce la comprensión y la comprensión consiste en ver conexiones (Los Diarios de Emilio Renzi, Años de Formación, Ricardo Piglia)